lunes, 16 de septiembre de 2013

La fuerza es el derecho de las bestias J.D.P.








Un 16 de septiembre de 1955, se producía el golpe organizado por religiosos y realizado por civiles y militares antiperonistas. Los “comandos civiles” se dedicaron a cazar peronistas en todo el país, y entregarlos a los militares y a la policía golpista.
A 3 meses del terrible bombardeo de la Plaza de Mayo ,que intento matar a Perón y asesino a mas de 400 personas y otras 700 resultaron heridas ,preparando así el terreno para el golpe de Setiembre .Esa animalada era la única forma y metodología que conocían ,y es la que aplicaron ,.....La fuerza es el derecho de las Bestias .
Setiembre signada por golpes en el cono sur






El complot cívico militar del 16 de septiembre de 1955 tuvo un abanico de participantes. Esa mañana del 16 de junio de 1955 el embajador de los Estados Unidos, Albert Nuffer fue a la Casa Rosada para entrevistarse con Perón, probablemente para constatar su presencia, y se retiró a las 8 de la mañana, minutos antes de que comenzaran los bombardeos, que se retrasaron porque la espesa niebla impidió el despegue de los ejecutores.

El apoyo terrestre lo prestaría el III Batallón de Infantería con fusiles de asalto FN que llegaron de contrabando en el buque Bahía Tetis desde los Estados Unidos a la Escuela Naval Río Santiago bajo el mando del almirante Isaac Rojas. Se arrojaron más de 9500 kilogramos de explosivos usando bombas de fragmentación de trotil de 50 kilos, acompañadas por las metrallas calibre 20mm. Además de la Casa Rosada y Plaza de Mayo, se atacó a la CGT donde comenzaban a juntarse trabajadores para defender al gobierno democrático. Un grupo de aviones fue a la residencia presidencial, ubicada en Austria y Las Heras donde hoy se erige la Biblioteca Nacional y en el camino arrojaron una bomba contra un trolebús aniquilando a veinte estudiantes primarios. Sólo la Casa Rosada recibió 29 bombazos.
El complot cívico militar contó con un amplio abanico de participantes.


Los golpistas huyen a Uruguay, entre ellos Miguel Zabala Ortíz, quien sería canciller de Illia (1963-1966). Américo Ghioldi, maestro y Presidente del Partido Socialista, sabía de la conspiración. Entre los Comandos civiles que participaron del Golpe estaban el radical Roque Roberto Carranza (detenido en 1953 por el atentado terrorista en la Estación Plaza de Mayo del subte A, durante una manifestación de la CGT, con un saldo de 5 muertos y un centenar de heridos graves. Además, otra bomba que no llegó a explotar fue hallada en la terraza del Nuevo Banco Italiano. El juez a cargo de la causa era el doctor Rivas Argüello, quien fuera raptado por un comando en su exilio en Montevideo a la caída del gobierno de Perón. Carranza es después Secretario Técnico de de la CONADE durante la Presidencia de Illia y nombrado por Raúl Alfonsín como Ministro de Obras y Servicios Públicos en 1983. En 1986, al morir, es homenajeado con una estación de subterráneo Línea D que lleva su nombre en el barrio de Palermo.

Esas primeras bombas en la Plaza de Mayo implicaron una grave advertencia: quienes buscaban derrocar a Perón estaban dispuestos a verter toda la sangre que fuese necesaria. El ensayo macabro del 16 de junio y del golpe de Estado triunfante hicieron escribir al primer canciller de la Revolución Libertadora, Mario Amadeo: “No olvidemos el hecho de que la Revolución de septiembre de 1955 no fue solamente un movimiento en que un partido derrotó a su rival o en que una fracción de las Fuerzas Armadas venció a la contraria, sino que fue una revolución en que una clase social impuso su criterio sobre otra”.

El 16 de setiembre de 1955 estalló en Córdoba la insurrección cívico-militar que daría inicio a la Revolución Libertadora. Los rebeldes contaron con el apoyo de los llamados comandos civiles revolucionarios, que combatieron contra las tropas leales al presidente Perón en Alta Córdoba, y mantuvieron escaramuzas en distintos puntos del país, ocupando edificios públicos y constituyeron un factor de enlace permanente con los militares sublevados.

El almirante Rojas al mando del grueso de la Flota de Mar advirtió a Perón de que "de no promoverse su salida del gobierno, la Flota de Mar bombardearía las instalaciones petroleras de YPF en Mar del Plata. Es así que los barcos cañonearon los depósitos de combustible y la Escuela de artillería antiaérea de Mar del Plata y mueren aproximadamente 30 civiles en este hecho, y amenazó con hacer lo mismo en la Destilería de La Plata. Unidades rebeldes de la Fuerza Aérea atacaron aeródromos y bases leales en diferentes puntos de las provincias de Córdoba y Buenos Aires.
Los enfrentamientos se extendieron del 16 al 21 de septiembre y finalizaron cuando en la madrugada de ese día tanques del Ejército cañonearon y demolieron la sede de Alianza Libertadora Nacionalista en el centro de Buenos Aires, matando a muchos de sus integrantes y cuando a las 6:00 am cayeron las últimas bombas rebeldes en las pistas de Las Higueras (Córdoba) todavía en manos de fuerzas que respondían al gobierno. El golpe militar de septiembre de 1955 provocó, entre junio y septiembre, la muerte de casi 2000 personas, entre civiles y militares.
El 20 de setiembre por la mañana, Perón pidió asilo en la embajada de Paraguay y una vez que le fue concedido subió a bordo del buque paraguayo "Paraguay", una cañonera militar dando inicio a su largo exilio.
El golpe militar de septiembre de 1955 constituyó el bautismo de fuego de la Aviación Naval (nada tenía que ver con la Fuerza Aérea, ya que era un comando de la Marina de Guerra y por lo tanto dependía de ésta). El 19 de septiembre al mediodía, Perón escribió una carta dirigida al general Franklin Lucero, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y leal al gobierno constitucional:


Hace algunos días... decidí ceder el poder...Ahora mi decisión es irrevocable... Decisiones análogas del vicepresidente y de los diputados... El Poder del Gobierno pasa por ello automáticamente a las manos del Ejército.

Juan D. Perón. Carta al general Franklin Lucero.

La carta fue asumida por Lucero como una renuncia, tras lo cual procedió a formar una junta militar integrada entre otros por los generales José Domingo Molina, Raúl D. Tanco, Juan José Valle, Angel J. Manni, Emilio Forcher y Oscar A. Uriondo, que declaró haber asumido el Poder Ejecutivo. Luego, el general Lucero leyó la carta de Perón, por la cadena de radio y televisión. Esa misma noche Perón se reunió con la junta militar para informarle que él no había renunciado; la junta sin embargo no fue disuelta, es más, le dijeron a Perón que se fuera. El 20 de septiembre por la mañana, Perón pidió asilo en la embajada de Paraguay y una vez que le fue concedido subió a bordo del buque paraguayo "Paraguay", una cañonera militar. Ese mismo día, una vez asilado Perón, Lonardi emitió un bando con el nombre de "Decreto Nº 1" por el que se nombra a sí mismo como "presidente provisional de la Nación", solicita el reconocimiento de los otros países y establece la sede provisoria del gobierno en la Ciudad de Córdoba. El 22 de septiembre Uruguay reconoció a Lonardi como presidente de Argentina, en tanto que éste disolvió el Congreso Nacional y nombró interventores en varias provincias.

El 23 de septiembre el general Lonardi y el almirante Rojas llegaron a Buenos Aires. Ese mismo día el primero prestó juramento asumiendo el título de "Presidente Provisional", y al día siguiente designó al almirante Isaac Rojas con el título de "Vicepresidente Provisional". La portada del diario Clarín de ese día convocaba a la población a hacerse presente en la Plaza de Mayo con el siguiente titular: "Cita de honor con la libertad. También para la República la noche ha quedado atrás".

La asunción de Lonardi fue acompañada por una gran multitud reunida en la Plaza de Mayo. Algunas consignas de los manifestantes fueron: "Argentinos sí, nazis no"; "San Martín sí, Rosas no", "YPF sí, California no", "No venimos por decreto, ni nos pagan el boleto". El 25 de septiembre reconocieron al gobierno militar los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña, éste último luego de prestar importante apoyo a los insurrectos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario